domingo, 23 de febrero de 2014

¿Quieren un viaje romántico?.........vayan a Alemania (Parte I)

   Hace algunos días fue, San Valentín. Es curioso como este día cuenta con detractores, indiferentes y románticos a partes iguales. En mi caso, yo me inclino más por la indiferencia, sin embargo el pasado San Valentín estuve pensando en uno de los lugares más románticos que he visitado y que se encuentra en un país que....bueno, históricamente no se le conoce precisamente por su romanticismo....Alemania. Concretamente, esta Alemania romántica se encuentra en el estado federado de Renania-Palatinado, el cual alberga grandes sorpresas que invitan al turista romántico a volver. Por cierto, lo de romántico no lo digo yo (que también), lo dice su propia  web turística. y antes lo dijo Víctor Hugo :"Toda la historia de Europa está en este río de guerreros y pensadores, en esta magnífica ola que levanta a Francia, en este profundo murmullo que hace soñar a Alemania. El Rin reúne todo" Castillos, viñedos e inagotables leyendas: el viaje por las orillas del Rin sigue siendo el periplo romántico por excelencia.

   Y para empezar nuestra visita a esta zona del oeste de Alemania lo primero es hacerse con una tarjeta que nos va a permitir ahorrarnos unas buenas pelillas....la FREIZEITCARD. Actualmente la tarjeta de 24h de adulto sale a 14€, la de 3 días a 41,50€ y la de 6 días a 66€ por lo que no es precisamente barata, sin embargo si planifican su viaje con tiempo podrán amortizar, y con creces su coste. La tarjeta no sólo incluye entradas a mas de 200 atracciones en la zona de Renania-Palatinado, sino también al este de Bélgica y Luxemburgo....en fin las opciones son infinitas y qué ver lo deberán decidir ustedes, yo sólo puedo enseñarles una pequeña parte de las posibilidades que ofrece esta tarjeta.

   Una vez que tenemos nuestra tarjeta Freizeitcard, en adelante FC (que es más fácil de escribir), ya sólo necesitamos un coche de alquiler (o propio) y listo, ya podemos empezar a descubrir los tesoros de esta zona del país. En mi caso, empezamos el primero de tres días en una pequeño pueblo alemán llamado Bacharach. (no se preocupen que al final del día os dejo un mapa con la ruta realizada)

Un consejo, como verán muchos de los enlaces están sólo en alemán, por ello si pueden usen el navegador de google para ver una traducción (...más o menos acertada).

ACTUALIZACION 02/01/2015: Lamentablemente según informa la web, la tarjeta Freizeitcard no estará disponible la próxima temporada por lo que sólo podrán aprovecharse de sus ventajas hasta el 31 de marzo de 2015. No obstante les recomiendo que lean todas las entradas que voy a dedicar a este viaje romántico, que son 3 partes (1 por día) y decidan si merece la pena, o no, acercarse a descubrirlo...para mí no ha dudas.

DIA 1
   Bacharach es un pueblecito de orígenes celtas (según se cree), situado a orillas del Rin, cosa que aprovecharon para cobrar peajes de los barcos, y rodeados por viñedos, puesto que estamos en la zona vinícola más antigua de Alemania. Y precisamente de eso vive hoy en día Bacharach, de su buen vino blanco y de lo turistas que van buscando esto... 
 
...sus típicas casas con entrado de madera y sus calles empedradas que dan a este lugar un aire de cuento. Por ejemplo, esta de la foto es la Altes Haus, "la casa vieja" y tan vieja como que es del 1368 (y como David el Gnomo, la más anciana del lugar). Pero este pueblecito, de apenas 2.100 habitantes, no sólo destaca por sus casitas de madera, también cuenta con los restos de una capilla gótica, la Capilla Werner del 1289 que fue destruida en 1689 y sólo queda en pie el coro

...hoy en día, estas ruinas se mantienen porque dan "romanticismo" al pueblo dentro de la ruta romántica del Rin y además es un lugar que invita a la reflexión con una placa con una cita del Papa Juan XXIII contra los crímenes cometidos contra el pueblo Judío...." Reconocemos hoy que muchos siglos de ceguera nos han cubierto los ojos..."

    Pero el pueblo cuenta además con un castillo, que está algo más alejado que la capilla, el Castillo Stahleck, que significa "castillo inexpugnable sobre una peña". Lo de la peña es verdad, de hecho está a 160 metros de altitud, pero lo de inexpugnable va a ser que ahí se equivocaron bastante......fue conquistado en multitud de ocasiones, por ejemplo, en 1620 fue tomado tropas españolas comandadas por Ambrosio Espinola (si no les suena de los libros de historia puede que les suene si han leído el capitán Alatriste).

   Hoy en día el Castillo Stahleck es un famoso albergue juvenil y además con vuestra FC tienen derecho a una comida para llevar, sin embargo, en 1935 este castillo fue uno de los 27 castillos que usaron las juventudes hitlerianas para adoctrinar a los niños y adolescentes.

  Dejamos ya Bacharach, y tomamos rumbo sur por una preciosa carretera bordeando el Rin hasta la ciudad de Bingen am Rhein, una ciudad de origen celta, por supuesto también vinícola en donde gracias a nuestra FC podemos hacer varias actividades, como por ejemplo, visitar el museo de la teóloga benedictina del siglo XII Hildegard, o un recorrido con una audioguía por la ciudad, sin embargo nosotros fuimos hasta esta ciudad porque desde aquí se puede hacer un Crucero por el Rin (11€).

   Deciros que durante el crucerito, se pueden ver multitud de Castillos (Castle tour), de hecho toda la zona está plagada....¿por qué? ¿por las guerras?, pues no tanto eso sino porque el Rin es una "autopista" comercial de las más antiguas e importantes de Europa y claro si tu eres un barón del medievo salía muy rentable montarte un castillito en una cima, poner una estación de peaje y a ¡ala¡ a vivir de las rentas de los barcos....ladrones....en fin, una de las torres que podrán ver es la que aparece en la foto que, aunque no se aprecia, esta en un islote en medio del Rin.

   La torre se llama Mäuseturm, la "torre del ratón" y el motivo de que se llame así es porque según la leyenda, en el siglo I el arzobispo de Maguncia Hatto II, mandó asentar en esa torre a multitud de  ballesteros para solicitar peaje a los barcos y aquellos que se negaban a pagar el tributo exigido se les disparaba cruelmente. Además de avaricioso Hatto II era muy cruel, y en el 974, cuando una terrible hambruna asolaba a los campesinos, él arzobispo, que controlaba el trigo en sus almacenes ordenó subir el precio del mismo aprovechando su monopolio. Por supuesto esto encolerizó a la población pero Hatto II los calmó diciendo que fueran a un granero vacío que él había ordenado llevar grano, sin embargo, en vez de eso ordenó encerrarlos en el granero y prenderlo fuego y mientras ardía exclamó : "Escuchad como chillan esos ratones"....y se marchó a su castillo. Pero resultó que al poco tiempo miles de ratones asediaron el castillo y el arzobispo tuvo que salir huyendo y fue hasta la torre pensando que los ratones no le perseguirían.......y se equivocó, le siguieron y aunque muchos se ahogaron, otros muchos llegaron al islote y se zamparon vivo al malvado arzobispo...
                                                              Foto disponible Wikipedia
   Yo no sé que habrá de verdad en la leyenda, pero precisamente, enfrente de la "torre del ratón" están las ruinas del Castillo de Ehrenfels que fue usado en el año 1220 por el arzobispo de Maguncia para controlar los derechos de transito por el río. Este castillo es hoy en día uno de los más fotografiados del Rin a pesar de que los franceses lo arruinaron en 1689. Como curiosidad hay una variedad de uva blanca llamada como el castillo, la Ehrenfelser y si se preguntan ¿que fue antes, el castillo o la uva?...pues en este caso es el castillo.

   Pero no sólo podrán ver un castillo en ruinas, también podrán contemplar el Castillo de Rheinstein


....el castillo, que es del 1316/1317 y fue la niña bonita del príncipe Federico Guillermo de Prusia aunque hoy en día pertenece a la familia Hecher, sin embargo es posible realizar un tour, o celebrar una boda en su interior (la familia abre el castillo al público 10 meses al año). Y como todos los castillos del mundo, este también cuenta con sus propios fantasmas.....aunque la familia Hecher prefiere no hablar mucho del asunto ya que ellos viven allí.

  Muy cerquita tenemos el Castillo de Reichenstein, todavía más grande.

..en estos muros se alojó el poeta francés Víctor Hugo y con anterioridad el rey del Imperio Romano Germano  Rodolfo I de Habsburgo y ambos son protagonistas principales de una de las leyendas que tienen este castillo milenario, la leyenda del hombre sin cabeza.

Ojito que algo la leyenda es algo gore....aviso.....

  Resultó que el rey Rodolfo estaba hasta la coronilla de los poderosos barones ladrones que no sólo robaban, sino también asesinaban y violaban escudándose en sus títulos nobiliarios y en sus fortalezas y castillos. Así en el 1282 el rey asedió el castillo de Reichenstein y finalmente capturó al líder, un tal Dietrich von Hohenfels quién pidió clemencia al rey no por él mismo, sino por sus 9 hijos que habían actuado bajo sus órdenes. El rey dijo que sería Dios quien iba a decidir, puso a sus 9 hijos tumbados delante de él en fila y le dijo a Dietrich que le iban a cortar la cabeza, pero que si avanzaba hacia adelante, salvaría a cada hijo que sobrepasara.............y resultó que le cortaron la cabeza pero su cuerpo no cayó al suelo sino que avanzó temblando hasta que sobrepasó a todos sus hijos, entonces cayó de rodilla y de su cuello salió un chorro de sangre cual fuente...y así fue como sus hijos se salvaron y en agradecimiento y en señal de arrepentimiento ordenaron construir la Capilla de San Clemente que es la que pueden ver en la foto, en el lugar donde finalmente cayó su padre.....y que según cuenta, su fantasma sin cabeza todavía deambula por el lugar.

   Años más tardes, Víctor Hugo se encontró entre las ruinas del Castillo de Reichenstein  la placa de una tumba que hacía referencia a un hombre sin cabeza.....sin embargo Víctor Hugo sugería que la fecha de la tumba era del siglo XIV por lo que no podía ser la de Dietrich. Hoy en día la placa que describe el autor de "Los Miserables" no ha sido encontrada....

   Bueno, este castillo, al igual que el otro se puede visitar y alquilar para bodas, comuniones y demás. Una vez acabada nuestro crucerito por Rin, decidimos coger un ferry y cruzar hasta la vecina localidad de Rüdesheim am Rhein. En esta ciudad se celebra todo los años la Magic Bike Rüdesheim una de las mayores concentraciones de Harleys de Europa..


    Una pasada el ambiente que nos encontramos, la pena es que muy a mi pesar, como moterillo que soy, no contaba con mucho tiempo para disfrutarlo, además ya teníamos un hambre de lobos, así que, para comer algo, nos dirigimos a la calle mas antigua de la ciudad situada en pleno casco antiguo, la Drosselgasse. Una callecita estrecha  y repletas de tabernas bellamente decoradas y con buena música alemana donde era un gustazo sentarse a comer y beberse una buena cerveza o vino de la región.

     Se calcula que esta calle la visitan anualmente unos tres millones de turistas...casi na. Pero Rüdesheim dispone de más atracciones, como por ejemplo una tienda Käthe Wohlfahrt que son unas tiendas especializadas en venta de adornos de navidad de esas en la que quieres comprar todo de lo bonito que es, además la tienda está justo al lado del verdadero motivo por el que fuimos a esta ciudad, para tomar un teleférico (7€ i/v o 5€ sólo ida o vuelta) y poder disfrutar de las increíbles vistas de la ciudad, los viñedos en pendiente y el Rin...

   El teleférico te deja en el Niederwalddenkmal un gigantesco monumento del 1883 construido para simbolizar la unión del pueblo alemán después de la guerra Franco-Prusiana. La verdad es que el monumento en sí es enorme (38 mts de altura), costó un millón de marcos de oros (que debió ser una burrada absoluta) y está cargado de simbolismo....pero es feo de narices. Para nosotros lo mejor es sin duda las vistas y el bosque nórdico situado alrededor por el cual estuvimos paseando.

   Para unos sureños como nosotros acostumbrados al bosque mediterráneo y a nuestras dehesas pasear por estos bosques "robinhoodienses" es una pasada.

   Sin embargo, debíamos ponernos en marcha y en esta ocasión cogimos nuestro cochecito de alquiler y remontamos el Rin por la orilla opuesta a la que habíamos bajado por la mañana hasta la ciudad de Kaub porque teníamos programada la visita del "barco de piedra", el Castillo Pfalzgrafenstein (madre mía que nombre).

Como ven, este "barco de piedra" también está situado en medio del Rin y se accede cogiendo un ferry en Kaub. La entrada cuesta 3€, pero está incluido en nuestra FC, y el propósito de su construcción en el 1327 ¿adivinan?...desangrar a todo barco que pasara por aquí, además era muy difícil esquivar este "impuesto" ya que tendían unas cadenas desde Pfalz hasta la ciudad de Kaub y aquellos comerciantes que no pagaban....

...los daban un flotador de madera, los bajaban con una cuerda por esa agujero y los dejaban en una habitación sumergida pasando frío hasta que se "ablandaban" los pobres. Este castillo además es de los pocos que nunca ha sido destruido ni derrotado en la zona y ha soportado asedios de enemigos y las duras inclemencias del tiempo.

   Nuestro siguiente destino consistía en visitar el castillo más grande de todos los de la zona en St. Goar, el Castillo Rheinfels (4€ incluido en nuestra FC), pero lo malo es que nos pilló el toro porque cerraban a las 17h como casi todo en el norte. Sin embargo, esto no nos desanimó en absoluto ya que pudimos disfrutar más tranquilamente del llamado Mirador de Lorelei

   Este mirador está situado a 120 mts de altura y esta zona del Rin es especialmente peligrosa ya que es poco profunda, rocosas y con aguas rápidas traicioneras que han costado la vida a numerosos marineros a lo largo de la historia. Según la leyenda, una hermosa sirena rubia provocaba estos naufragios atrayendo a los marineros hacia las rocas desde las cuales cantaba con una dulce voz (igualito que en la Odisea fíjate tú que original). Esta vieja leyenda la convirtió en poema el reputado poeta Heinrich Heine.

    Seguimos avanzando hacia el norte, siempre pegados al mítico río y encontramos multitud de rincones geniales para echar unas fotos, como las vistas de la ciudad de Boppard...

  Un poco más adelante, en la ciudad de Braubach, también se puede ver el castillo más autentico de toda esta zona ya que nunca fue destruido, el Castillo de Marksburg,.  cuya visita 6€ esta incluida en la FC, aunque ya estaba cerrado cuando llegamos y nos conformamos en verlo por fuera.

   Se podría decir que lo único malo de este lugar, es que tienes que estar muy atento a la carretera porque hay muchas curvas, muchos pueblos y tienes que ir con precaución, por ejemplo, si vas en tanque no puedes ir más de 40....te lo puedes creer??

 Y por fin llegamos a la última parada del día, Coblenza, una ciudad que durante la II Guerra Mundial fue muy bombardeada por ser un centro militar y clave en las comunicaciones de la Alemania nazi. De hecho, hace algunos años la mitad de su población tuvo que ser evacuada cuando se encontró esto...

   Cuando yo la visité todavía no habían encontrado este petardo...ohu¡¡¡.

  Coblenza también se la conoce como la Esquina de Alemania ya que es aquí donde confluyen el Rin y el Mosela y si tienen tiempo, les recomiendo que paseen sin prisas por sus calles donde podrán encontrar cosas como esta..

 ...estatuas graciosas donde cada una cuenta una historia real, por ejemplo este conjunto cuenta la historia de como la verdulera se está quejando al señor policía que el perro de un vecino se ha orinado en su cesta....

  La ciudad cuenta con muchos secretos más por descubrir, pero nosotros habíamos tenido un día muy completo y largo y después de una merecida cena, curiosamente, en un bar español, nos fuimos al hotel y yo doy por concluido esta primera etapa del viaje.

Les dejo el mapa con los puntos del recorrido.
Bis bald.

Ya está terminada la Parte II y la Parte III,  un saludo,

Si te gusta, o crees que la entrada será útil para tus amigos o contactos compártela. ¡Gracias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario