sábado, 27 de febrero de 2016

La Curiosa Playa Asturiana de las sorpresas: La Playa del Cobijeru

   Existe una playa en Asturias que es una verdadera maravilla natural, podríamos decir que es lo más parecido que hay a un huevo kinder porque, aunque no tiene cobertura de chocolate si que está llena de sorpresas...y como a mí me gustan mucho las sorpresas pues me encantó el ratito que eché en este lugar, así que sin más preámbulos os contaré algunas de sus peculiaridades...vamos allá...

   La primera y mayor sorpresa que uno se encuentra cuando llega a Cobijeru es una playa de agua salada que no está junto al mar, sino que está situada a unos 100 metros de la costa...

     Se trata por tanto de una playa de interior de aguas turquesas completamente rodeada por un paisaje rocoso (piedra caliza) y algunos árboles que supongo que son, o en su día fueron Acacias ya que a esta playa se la conoce también como la Playa de las Acacias y que hacen de sitio un lugar idílico para relajarse...salvo por una cosa, si vienen en verano probablemente se la encontrarán así...

    ...llena de veraneantes dispuesto a pasar un rato agradable con la familia. Y no es de extrañar si tenemos en cuenta que la playa como ven, es de reducida dimensiones y de poca profundidad por lo que no os permitirá mejorar vuestras dotes ni como nadadores ni como buceadores, sin embargo es perfecta para traer a los más pequeños que se lo pasaran pipa chapoteando mientras los padres tienen la seguridad de que no se van a ir muy lejos jeje.

   Pero la pregunta obligada sería ¿cómo es posible encontrar esta playa en mitad del campo?...pues porque se ha formado en una dolina, es decir, en una depresión del sustrato calcáreo que conecta con el mar a través de esta cueva..

   A través de la cueva fluye el agua y provoca que la playa tenga marea e incluso puede ocasionar un pequeño oleaje. Es precisamente en la boca de la cueva en donde hay una mayor profundidad y si te acercas se nota una corriente de aire y se oye el rugir del mar. Yo recomiendo no entrar, no vaya subir la marea y encontrarse uno en un apuro innecesario.

   Otra sorpresa de Cubijeru es que esconde una antigua y pequeña cetárea...



 ... o al menos eso es lo que creo yo, veréis una cetárea  es un vivero en contacto con el mar que usan los pescadores para mantener vivo sus capturas. Yo diría que ese "cuadrado" que pueden apreciar en esta foto son los restos de una cetárea..pero tened en cuenta que como buen extremeño que soy, ando un poco perdido en cuestión de pesca de mar.

   En la foto, también pueden ver el tamaño de la playa, que como ven no es grande (unos 30 metros) pero sí muy bonita y también pueden ver el pequeño arbolado (acacias?) en la entrada de la misma, una zona de sombra agradable en verano para hacer un picnic sentados sobre la hierba....más si tenemos en cuenta que la la mayor parte de la  playa es de piedras por lo que tumbarse ahí es algo complicado.

   A estas alturas me imagino que se estarán preguntando si de verdad merece la pena venir hasta este lugar ya que aunque una playa de interior sea algo realmente curioso, os he comentado que suele haber bastante gente, es una muy playa muy pequeña y con piedras y además con poca agua (he visto charcos más grandes..)....bueno no se apuren, todavía no he terminado de contaros todos los secretos de Cubijeru...

...si se fijan en la foto de arriba pueden ver que hay poca agua en la playa, es marea baja o baja mar y por tanto es el mejor momento para acercarnos a otra de las sorpresa del entorno. ¿Ven en la parte superior derecha de la foto a dos personas de blanco?, a su lado se ve un pequeño "agujero"...esto es la entrada a la Cueva de Cubijeru, una cueva natural de origen kárstico (como la maravillosa y cercana Cuevona) con sus correspondientes estalactitas y estalagmitas.

   Antes de adentrarnos al mundo subterráneo permitidme un par de consejos (aparte del ya citado de mejor entrar en baja mar aunque no pasa nada si es marea alta), si pretenden visitar este conjunto traeros zapatos de agua con suela de goma en vez de las típicas chanclas si quieren evitar resbalones ya que el suelo está húmedo en algunas zonas y mucho más importante, no se olviden de traer una pequeña linterna. ¿Ya lo tienen todo?....pues ea¡ vamos "pa la boca del lobo"..

     La impresión que tiene uno antes de entrar no es muy halagüeña, sobre todo si vas sólo como fue mi caso. Primero ves un pequeño hoyo muy oscuro y de acceso en pendiente inclinada del que puede salir una nieblina que parece el aliento de un dragón y encima suele expulsar un chorro de aire frío muy poco prometedor. Sin embargo no se preocupen que la cueva es pequeña, sin pérdidas y esconde maravillas que merecen la pena ver.

   Al principio apenas existen formaciones en la roca ya que es una zona actualmente seca y muy erosionada, pero sólo unos oscuros metros después la galería se amplia y ya empiezas a ver las típicas estalactitas, estalagmitas, columnas....y alguna que otra curiosidad en la roca...

   Sinceramente estas pinturas no sé si son originales o si son obra de un graciosillo, si alguien lo sabe a ver si nos saca de la duda...seguro que es fácil de averiguar para el ojo experto.

   Si seguimos paseando lo mejor de cueva está por llegar y es que en su tramo final la cueva se abre hasta el mar Cantábrico en una gran sala llena de formaciones. Aquí sí que tiene sentido la frase "ver la luz al final del túnel"...

   El contraste entre la nieblina y el rugir del mar, que normalmente está picado, las columnas, estalactitas y estalagmitas, los diferentes colores azules, amarillos, chocolate, verdes.... debidos a los minerales disueltos de la roca y a las diferentes algas marinas, dotan a este lugar de un aire mágico...

   que hace que cada foto tenga una tonalidad totalmente distinta a cada cual mas bonita...


   El broche final es la comunión entre la cueva y el mar, como no podía ser de otro modo, en un gran abrazo..

   ...más o menos por aquí empecé a notar que el mar estaba subiendo, y como no quería quedarme atrapado en una sala inundada dí por finalizada mi excursión por las entrañas de la tierra y me dispuse a buscar la siguiente sorpresa de Cubijeru...

   Y es que este conjunto no sólo incluye playa interior marina y cueva kárstica con acceso al mar, sino que en los alrededores también pueden encontrar otro de los raros caprichos de la naturaleza como es un puente de piedra natural conocido como el "Salto del Caballu"...

   Si os fijáis hay gente encima del arco de piedra, esto os dará una idea aproximada de las dimensiones del "salto del caballu" que además también sirve como un impresionante balcón mirador...

   Supongo que a estas alturas ya estarán convencidos de que merece la pena acercarse a este lugar, pero si aun tienen dudas sepan que las sorpresa todavía no han terminado ya que justo detrás de donde saqué la foto del "salto del caballu" existe un bufón. Por supuesto no me refiero a un payaso medieval, sino a esto..


   Simplemente maravilloso, ignoro si este bufón tiene un nombre, pero yo lo llamaría "la cola del caballo"..no me digan que no le pega.

    Obviamente para poder verlo en acción es necesario entre otras condiciones marea alta y además bastante picada. Si se dan todos los elementos probablemente podrán disfrutar de los espectaculares bufones, pero no se os ocurra entrar en la cueva de Cubijeru con ese tiempo....podríamos decir que en este conjunto natural hay actividades tanto de verano como de invierno, para niños y para mayores por lo que la diversión está siempre garantizada.

   En los alrededores hay además unas ruinas de un antiguo Molino de Marea, desde luego no es de extrañar que Cubijeru haya sido declarado Monumento Natural, lo raro sería que no lo fuese, si incluso el acceso a Cubijeru es impresionante ya que hay que atravesar un pequeño sendero rodeado de árboles (por si les sirve nosotros pudimos llegar incluso con un cochecito de bebe) y que incluye una cueva con un acceso gigante y con un riachuelo en su interior...

   Se la conoce como la Cueva de las Raices y el arroyo interior es el del río Las Salces, según parece cuando llueve con fuerza el arroyo crece y puede llegar a inundar parcialmente la cueva, quizás por eso haya tanto verdor.

   Antes de dejar este paraíso natural como siempre os dejo su localización....


  No se puede acceder en coche, tendrán que dejarlo en el pueblo de Buelna y seguir las indicaciones por el sendero que os he comentado antes. No se apuren que es muy corto y agradable de andar.

  Hasta pronto.

Si te gusta, o crees que la entrada será útil para tus amigos o contactos compártela. ¡Gracias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario