sábado, 30 de abril de 2016

¿Quieren un viaje romántico?.........vayan a Alemania (Parte III)

   Buenas de nuevo, si han llegado a esta entrada es porque probablemente están pensando en realizar un viaje por una Alemania Romántica situada en la desconocida, al menos para muchos españoles,  zona germana de Renania-Palatinado.

   Como seguramente saben esta entrada forma parte de una trilogía que empecé en el año 2014 con la Parte I, luego la continué en el 2015 con la Parte II y finalmente acabo en este 2016 con este post.

  Como les digo, en total tres son entradas que abarca un viaje de tres días....así que sin más demora empezamos el...

DIA 3
 
   Si se acuerdan...y sino no pasa nada claro, el segundo día lo acabamos muy relajaditos en unas fantásticas termas situadas en el pueblo de Bad Neuenahr-Ahrweiler. Pues bien, con las pilas cargadas, esté último día vamos a realizar una ruta por el Mosela y para ello nos desplazamos unos 67 kms, hasta la ciudad de Cochem ya que no podíamos dejar pasar la oportunidad de ver su espectacular Castillo Imperial...

   Como se suele decir cuando uno viaja a esta zona de Europa, es un lugar que parece directamente sacado de un cuento de hadas. Sin embargo, como es lógico, las mejores vista del castillo están fuera del mismo, y por ello nuestro primer destino del día no es el propio castillo, sino que será Pinnerkreus, o lo que viene a ser en español algo parecido a La Cruz Pinner, que es un mirador situado a 225 metro sobre el nivel el mar y desde el que se puede ver unas vistas impresionantes del río Mosela, la ciudad de Cochem, los viñedos, valles y bosques que la rodean....sin olvidarnos por supuesto del Castillo Imperial.

   Desde este mirador todos los ojos se van al Castillo Imperial, sin embargo hay otro castillo mucho menos llamativo que pueden ver desde aquí, las ruinas del Castillo Winneburg...

   Este castillo en ruinas es de mediados del siglo XIII y durante la Guerra de los Nueve Años los franceses lo ocuparon y lo destruyeron (en el 1689) quedando sólo las ruinas que podemos ver hoy en día.

   En el mirador también verán una gran Cruz que da nombre al lugar y que es visible desde mucha distancia. Por lo visto la Cruz se instaló aquí porque fue el sitio donde un pastor perdió al vida al intentar recuperar uno de sus animales.

   Pero lo mejor, aparte de las vistas claro está, es la forma de llegar al mirador ya que, aunque se puede ir dando un paseo, lo suyo es pillar el telesilla..

  ...y es que aunque da un poquito de canguelo, el desnivel que hay que superar es considerable (del 65% en algunos tramos) por lo que, aunque no es para nada barato...aquí tenéis las tarifas , creo que merece la pena usarlo sobre todo si sois turistas "fatiguitas" como yo. Por cierto, tenéis que tener muy en cuenta el tiempo ya que si hay malas condiciones estará cerrado, por seguridad y porque es una tontería subir para no ver un pimiento.

   Pero el plato fuerte del día es el Reichsburg Cochem, el Castillo más grande y espectacular del Mosela..

   Antes de nada una pequeña desilusión, este castillo es del año 1.000 aproximadamente, pero los franceses al igual que hicieron con Winneburg tampoco lo perdonaron y en 1689 durante la guerra que les contaba antes lo destruyeron. Así que lo que ven ahora es una reconstrucción realizada entre el 1868 y el 1877 al gusto de la época, es decir que no tiene ni 150 años.....pero bendita reconstrucción por que realmente es una maravilla tanto por fuera como por dentro....

   Además hay un elemento que sí es del castillo original, me refiero a la llamada Torre de las Brujas...

   ¿Que por qué se llama así?, pues porque por lo visto desde esa torre es desde donde solían arrojar a las mujeres acusadas de brujería. Por suerte esa son cosas del pasado y hoy en día las mujeres son más que bien recibidas en este lugar...tanto es así que cuando visité el castillo había una especie de celebración de....bueno si les soy sincero no tengo ni idea....

   ...pero yo diría que nos encontramos con una gala de la Weinköniginnen, esto es, una especie de concurso para determinar a la Reina del Vino Alemana que se celebra todo los años en el Palatinado y que representará a los vinos alemanes durante su reinado. Por lo visto cada región vinícola elige a una reina y de entre toda ellas saldrá la ganadora del título...míralas que bien se lo pasan.

   Aparte de las misses, si es que son misses que no estoy seguro, uno de los elementos que más llama la atención de castillo a primera vista es un espectacular mosaico de San Cristóbal cargando con el niño Jesús mientras cruza el río...

   Este mosaico fue creado por Antonio Saviati pero el original fue destruido durante la Segunda Guerra Mundial por lo que el que hay hoy en día es una reproducción de los años 60.

   Puede que estén pensando que este castillo es mas falso que el de Disneyland, pero como ya les he dicho merece la pena por lo bonito que es....ojo, igual que el de Disneyland jeje. Además fíjense en las vistas que hay desde el castillo, sólo con que lo consideren un mirador excelente merece la pena subir hasta aquí...

   Por otro lado dentro del castillo hay algunas curiosidades que llaman bastante la atención, como por ejemplo el pozo del patio interior con más de 50 metros de profundidad....o eso dicen..



    Claro que bien pensado es fácil que tenga tanta profundidad dado la altura a la que está Reichsburg.

   Dentro del castillo, que lo pueden visitar mediante un tour, es muy curiosa la "sirena de la suerte", que viene a ser una básicamente una lámpara con una extraña forma....con cuerpo de niño, cuernos de ciervos y cola de pez...ahh y agarrando una especie de cucurucho de helado jejeje...

   ...pero los habitantes del castillo pensaba que esa lámpara podía expulsar al demonio y la mala suerte del lugar y si además tocabas su barriga te transmitía buena suerte ...así que por probar que no quede....

   En el recorrido se pueden ver varias habitaciones como la sala de los caballeros, la armería o el comedor y no dejen de fijarse en la espectacular chimenea con azulejos holandeses, en las exquisitas vidrieras o en los techos finamente decorados...aunque todo el refinamiento anterior se va al garete cuando uno ve sus jarritas para el vino...

  ...eso hace mínimo dos litronas jajajaj y luego nos quejamos de la generación actual.....en fin con razón hacen galas para elegir a la Reina del Vino, con lo que consumen esta gente que menos. Con mucho gusto me hubiese quedado más tiempo en la cafetería del castillo contemplando las vistas, pero la desgracia y la suerte del viajero es que siempre debe seguir adelante si quiere descubrir lugares nuevos, así que con tristeza echamos un último vistazo a Reichsburg y continuamos al siguiente destino..

   Si van con tiempo, lo mejor que pueden hacer después de visitar el Castillo Imperial es ir a ver la propia Cochem, pero a nosotros se nos estaba haciendo un poco tarde así que fuimos a nuestro siguiente destino que era el pueblo de Bernkastel-Kues. Este pueblo está a casi 1 hora de Cochem por la vía más rápida, pero lo suyo es olvidarse de esta vía rápida e ir recorriendo despacio la carretera N49 y la N53 contiguas al río Mosela parando donde más os apetezca ya que en este caso el camino importa tanto o más que el destino, verán rincones idílicos por doquier, castillos mágicos, gabarras de cargas en el río y sobre todo viñedos interminables hasta donde alcanza la vista..

   Y es que recuerden que estamos en una zona conocida mundialmente por sus vinos, sobre todo por su uva Riesling que da un vino blanco muy apreciado. En fin, por si fuera poco todo el paisaje está salpicado de pueblos que parecen salido de un cuento.

   Por cierto una pequeña curiosidad relacionada con estos pueblos, si se fijan verán que el nombre de algunos de esos pueblos lleva un guión en medio, como por ejemplo Traben-Trarbach. Estos pueblos en realidad eran dos pueblos distintos separados por el río, pero que finalmente decidieron unirse administrativamente y están conectados por puentes.

   Otro ejemplo de pueblo unificado es el de Bernkastel-Kues, que como ya saben era nuestro siguiente destino por ser uno de los más bonitos pueblos del Mosela....y eso es mucho decir...

   Este pueblo data del año 1.300 pero la mayoría de las casas entramadas en madera son del siglo XVII. En la foto de arriba pueden ver la Fuente de San Miguel con sus alas doradas y justo detrás está el Ayuntamiento (ambos de principios del 1.600) que si se fijan verán que tiene tal cantidad de ventanas que en Navidad se suele usar como un gigantesco calendario donde cada ventana es un día del mes.

 Pero entre todas estas casas la más curiosa y famosa es la conocida como la "Spitzhauschen" algo así como la "Casita Puntiaguda" que además de ser muy antigua (del año 1416) cuenta con el honor de ser la casa más estrecha del Mosela.

   Si se fijan verán que es más estrecha en al base que en la primera planta y también que está ligeramente inclinada.

   El pueblo también cuenta con la Iglesia de San Miguel de la que destaca su robusta torre campanario que tiene más de 600 años y que antaño se utilizó como torreón defensivo de la muralla.
 
   Por supuesto Bernkastel-Kues también cuenta con un castillo, el Castillo de Landshut que fue la antigua residencia de verano del arzobispo de Tréveris pero que hoy en día está en ruinas debido a un incendio ocurrido en 1692. Precisamente Tréveris es nuestro destino final, así que abandonamos con pena Bernskastel-Kues para continuar bordeando el Mosela por la N53.

   El paisaje hasta Tréveris sigue igual de bonito que lo visto hasta ahora pero en esta etapa del viaje voy a buscar algo diferente....las huellas de los antiguos romanos y para ello decidimos hacer una parada a unos 20kms de Bernkastel-Kues, en la antigua ciudad romana de Noviomagus Treverorum, mas conocida hoy en día como Neumagen-Dhron..

     En este lugar se descubrió un monumento funerario que demuestra que esta tierra ha dado buen vino durante más de 2.000 año. Me refiero a la Neumagen la Nave de Vino Romano.

   Se supone que este monumento funerario perteneció a un rico comerciante de vino de la zona que utilizaba el río para el transporte de su preciada carga entorno a los siglo III-IV. El original está en el museo de Tréveris, pero en el pueblo podrán ver una copia...y si quieren por amazon pueden comprar otra copia jeje...aquí.

   Como curiosidad deciros que hay otro barco "romano" en el pueblo pero este es de verdad, tiene capacidad para 40 personas y ofrece excursiones a los turistas por el río por 18€. Si les interesa más información aquí.

   En el pueblo se sienten orgulloso de considerarse el "pueblo del vino más antiguo de Alemania" y si tienen en cuenta que hasta celebran lo de la Reina del Vino que les contaba antes imaginen lo importante que es para ellos.

   Claro que hablando de antiguallas, el honor de ser la ciudad más antigua de Alemania corresponde a otra localidad que será el broche final a nuestra escapada...Tréveris..

   Como ven esta ciudad también tiene, como no, sus llamativas casas entramadas de madera, sin embargo Tréveris cuenta además con un conjunto monumental declarado Patrimonio de la Humanidad entre los que se incluye la iglesia más antigua de Alemania, la Catedra de San Pedro..

   La Catedral que vemos hoy en día es un batiburrillo de estilos dado la longevidad del edificio que nace de los restos de una iglesia del siglo IV. Por cierto, la Catedral es lo que vemos en la parte derecha de la foto, lo que veis a la izquierda es la iglesia de Nuestra Señora de Tréveris que también es Patrimonio de la Humanidad.

   En Tréveris también encontraréis el puente más antiguo de Alemania, por supuesto romano, así como otros restos tales como unas antiguas termas o un anfiteatro. Pero la estrella de la ciudad es la conocida como la Porta Nigra..

   Lo de negra es porque con los años la piedra fue cogiendo ese color....¡lavadla hombre¡ y conserva ese nombre desde la Edad Media, aunque no se sabe cual era su nombre romano. Se la considera la mayor puerta romana al norte de los Alpes y su construcción se cree fue alrededor del 180 dc convirtiéndose en la puerta norte de entrada a la ciudad.

      En el año 1028 un monje griego llamado Siméon decidió vivir en el monumento, cuando murió lo canonizaron y construyeron una iglesia adjunta a la Puerta. Pero cuando Napoleón llego a estos lares y lo vió dijo...¡comorrr que horror¡ y ordenó el derribo de la iglesia. Desde entonces apenas ha cambiado.

   Hoy en día la Puerta es tan importante para la ciudad y para toda Alemania que en 2017 va a aparecer en el reverso de las monedad de 2 euros del país germano.

   Pero en Tréveris hay otro lugar mucho más moderno pero muy importante...

    Se trata de la casa natal de uno de los mayores pensadores de la historia, Karl Marx. Hoy en día su casa se ha convertido en un museo a su persona.

   Por desgracia nosotros ya llegamos de noche por lo que dejamos su visita para otro momento.

   En general ha sido un gran día, con telesillas, castillos del sueño, una carretera panorámica, viñedos interminables, miradores, pueblos del sueño, huellas romanas, misses alemanas, casas de personajes histórico...¿qué más se puede pedir?...pues supongo que un brindis con el buen vino local por un gran viaje...


      Espero que les haya gustado.

  ¡¡¡Salud!!!
 

 








Si te gusta, o crees que la entrada será útil para tus amigos o contactos compártela. ¡Gracias!

2 comentarios:

  1. Hola Javier, enhorabuena por la saga de artículos sobre el Rin y el Mosela. Hace poco estuve por allí y siempre es agradable leer artículos sobre otras personas que han estado,además de permitirme rememorar ese viaje, ofreces un punto de vista diferente, descubres muchas cosas que han pasado desapercibidas para mí y otras tantas que ni he reparado en ellas... en conjunto Alemania me pareció impresionante. Un saludo y ánimo con el blog =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que mensajes como el tuyo alegran el día a cualquiera, muchas gracias Tania. Por cierto acabo de descubrir tú "pequeño rincón de la blogosfera" como tú lo llamas y me está encantando, lo seguiré de cerca. Un saludo

      Eliminar