miércoles, 13 de julio de 2016

Jardines de Tivoli: El lugar que inspiró a Walt Disney, a HC Andersen...y a usted si decide venir (Parte I).

   Si han leído alguna vez mi blog sabrán que me encantan los parques temáticos, disfruto como un niño chico descubriendo todos sus secretos y curiosidades y por supuesto lo que más me gusta son las atracciones, de hecho, no me doy por satisfecho hasta que he montado en todas y cada una de ellas....y a veces por dos o tres veces, las que pueda antes de que cierren el parque y me echen de allí por cansino....

   En este blog ya he contado mi experiencia en algunos parques temáticos como Legoland o Disneyland ,sin embargo, el parque del que os quiero hablar hoy es diferente, se podría decir que es la madre de todos los parques de atracciones y ya sabemos que todas las "mamas" se merecen el mayor de los respetos...

   Por otro lado, una de las cosas que me gusta descubrir cuando viajo son curiosidades de la naturaleza como por ejemplo bosques especiales (como el bosque español de star wars) o árboles singulares (como el ser vivo más anciano de Portugal)...pues bien el parque del que les hablo en este post no es le típico parque de atracciones, sino que es en realidad un auténtico jardín magníficamente cuidado.

   Así que resumiendo, si juntamos en el mismo lugar jardines exóticos con atracciones más o menos espectaculares no es de extrañar que "Los Jardines de Tivoli" en Copenhague se haya convertido en el parque más bonito en el que he estado nunca...

    Lo primero que deben saber es cuánto cuesta la entrada de Tivoli y cómo puedo ahorrarme algo de pasta. Pues bien, en el momento de realizar este post la entrada básica salía por 110 dkk (coronas danesas), es decir casi 15€ p/p (ver precio aquí). Posiblemente piensen que no parece mucho si lo comparamos con la mayoría de parque de atracciones de España...por ejemplo Port Aventura sale a día de hoy por 45€ p/p,  Parque Warner sale la entrada online por 26€ e Isla Mágica por 29€ p/p por poner algunos ejemplos.

   Sin embargo la entrada de Los Jardines de Tivoli tiene truco del almendruco, ya que esta entrada te da acceso al Jardín y a los espectáculos, pero no a montar en las atracciones, que hay que pagarlas una a una sacando los tickets de las atracciones que quieras montar en unas máquinas repartidas por todo el parque.

   Pero ¿cuál es el motivo de esto?, pues ni más ni menos que permitir el acceso "barato" a los jardines ya que el parque es uno de los lugares más preciados por los daneses hasta tal punto que es la atracción más visitada del país con más de 4 millones de visitantes al año....pero lo sorprendente es que la mayoría esos visitantes son los propios daneses que vienen a pasar el día en este precioso lugar con sus familias...

      No obstante si quieren tener acceso ilimitado a las atracciones deberán comprar una pulsera que te permite subir en todas y las veces que quieras...eso sí, suma otras 220 coronas danesas (unos 30€) al precio de la entrada por lo que la broma saldría por 330 coronas danesas o unos 45€.

   Lo que hice yo fue entrar dos veces al parque (pero no pagando dos entradas sino sólo una) usando para ello la Copenhage Card de la forma que explico en esta entrada (pincha aquí), eso sí, sólo me monté en las atracciones que me llamaban la atención (que fueron muy pocas ya que los precios son caros).

   Pero entre todas la atracciones que tiene el parque la que más me llamaban la atención era esta...


   The Roller Coaster , la montaña rusa de madera más antigua de Europa y la tercera del mundo con más de 100 años en sus raíles del 1914. Esta mítica atracción es tan vieja que su nombre en danes es Rustchebanen o lo que es lo mismo Montaña Rusa....toda las demás llevan otro nombre pero esta es la original.

   Además otra curiosidad que tiene que ¡¡¡necesita un conductor!!!. Efectivamente un vagón está reservado al conductor del tren que es quien tiene el control para acelerar o frenar la atracción a su antojo con una palanca...de esta forma nunca hay dos viajes iguales ya que el conductor se adapta a las personas que haya en la atracción, si hace frío o si está lloviendo para controlar los 50-60 kmh que alcanza la atracción.

   Y yo me pregunto una cosa...que te paguen para montarte todo el día (bueno la verdad es que los cambian muy frecuentemente) en una montaña rusa.....¿es el mejor trabajo del mundo....o es el peor trabajo del mundo?...
 

   Pero ¿por qué necesita un conductor? pues porque es una montaña rusa que no cuenta con ruedas inferiores de seguridad como las modernas...por lo que se hace imprescindible que alguien la controle o la cosa acabaría realmente mal.

   El precio de The Roller Coaster es de  2 ticket de 25 dkk ( unos siete euros el viajes) por lo que  si sólo podéis montaros una vez hacedlo por la noche ya que, aunque no podáis disfrutar de su ornamentación, las sensaciones son completamente distintas ya que no ves un carajote y la mezcla del chirrido de los raíles, los crujidos y el olor de la vieja madera, y los gritos de niños y adultos sorprendidos por esa sensación de ingravided cuando llegan repentinamente las bajadas, realmente se disfruta y mucho.

   LLegados a este punto, quisiera llamarles la atención respecto a un dato...si la montaña rusa tiene más de 100 años...¿cuántos años piensan que tiene este parque de atracciones?...pues más que Matusalén...bueno más no pero la historia del parque se remonta al 15 de agosto de 1843 por lo que este año cumple 173 añitos... Con esa edad no es de extrañar que muchos consideren que Tivoli es el parque más antiguo del mundo...sin embargo la realidad es que ese honor pertenece a este otro parque..

   El parque Bakken que, casualidades del destino o no, también se encuentra en Dinamarca (...en realidad se nota que a los daneses les encantan los parques de atracciones), de hecho está sólo a 14 km de Los Jardines de Tivoli, así que si sois unos entusiastas de los parques (este incluye ciervos en libertad) y de las atracciones, ya que están por Copenhague podrían acercarse al ver el primer parque de atracciones del mundo.

   He de decir que yo lo visite por la mañana, así que estaba todo cerrado y parecía más bien un decorado de una mala pelí de miedo, no obstante la entrada  al recinto es gratis así que no pude evitar darme una vueltecita por este mítico lugar.

   Respecto a la antigüedad de "La Colina", que esa es su traducción, deciros que tiene más de 433 años de historia....repito 433 años...(vamos del 1583) y todo empezó por que aquí se descubrió una fuente con poderes curativos cuya fama hizo que poco a poco atrajera a mucha gente de peregrinaje y con ellos artistas de todo tipo que ofrecían espectáculos diversos....y así llegamos al parque actual. (pueden leer su historia aquí, si usáis el navegador google os lo traduce...más o menos).

   Pero volvamos al Tivoli y sus atracciones para hablaros de otra con mucha tradición en el parque..

   The Ferris Wheel es una noria que fue inaugurada en 1943 para celebrar los 100 años del parque por lo que ya tiene 73 años siendo una de las atracciones con más solera.

   Buceando en internet he encontrado este peculiar vídeo del No-Do hablando precisamente de la inauguración de la noria y de la montaña rusa.....pincha aquí (sólo hace falta que vean hasta el primer minuto). Me encanta cuando dicen de la montaña rusa que "es el vehículo verbenero que no muere nunca, que se sobrevive eternamente"...parece que llevaba razón.

   Su objetivo era y es proporcionar a los visitantes un agradable paseo giratorio con vistas espectaculares tanto del parque como de la ciudad dado que la atracción se eleva unos 18,7 metros. Por ello, si en la montaña rusa recomendaba subir de noche, en la noria recomiendo justo lo contrario, subir de día para contemplar esas vistas, aunque claro, lo mejor es subir de día y de noche...Lo malo es su precio que es el mismo que el de la montaña rusa 2 tickes de 25 dkk, osea casi 7 euros y otro punto negativo es que hoy en día los viejos arboles del parque la rodean por lo que limitan mucho esas fantásticas vistas.

     Pero no se preocupen, hoy en día si quieren ver el parque y la ciudad desde las alturas, hay opciones mucho más altas que la Noria de globos...aunque eso sí...no son para nada tan calmadas como la noria...

   Un claro ejemplo es el que pueden ver en la foto, El Star Flyer, un clásico carrusel de sillas voladoras que con sus 80 metros de altura ( y sus 70 km/h) es el más alto de Norte de Europa y uno de más altos del mundo. Esta atracción para amantes de la adrenalina se inauguró en el 2016 y su precio es de 75dkk, unos 10€.

   Una curiosidad de esta atracción y otras de la zona es que rinde tributo a Tycho Brahe, un astrónomo danés que es considerado como el mejor observador del cielo antes de la invención del telescopio.

  Por ello está decorado con planetas, telescopios, signos zodiacales y astronómicos varios, etc...  Como veis, el parque es una acertada mezcla entre atracciones clásicas para los nostálgicos con modernas para los amantes de la adrenalina, pero eso sí, siempre con un toque retro que siempre nos recuerda donde estamos.

   Y es que Los Jardines de Tivoli tienen alma...magia, tienen una esencia que ya en su día cautivó a un tal Disney y a su mujer Lilly que visitaron el parque en varias ocasiones tomando buenas notas, en sentido literal,  para su Disneyland. De hecho, incluso la famosa frase de Walt Disney: "Disneyland nunca estará terminado. Seguirá creciendo mientras exista la imaginación" es una sólo una versión mejorada de lo que ya dijo en su día el fundador de Tivoli Georg Carstense "Tivoli, por así decirlo, nunca se completará"...Por cierto, en el año 2000 el propietario mayoritario de parque, que era Carlsberg, decidió vender sus participaciones...¿adivinan quien sonó como posible comprador?...pues sí, la Disney..aunque finalmente las compró una empresa danesa.

   Pero este parque también inspiró a otro genio universal...HC Andersen, quien estuvo en la inauguración del parque en 1843 y se inspiró en el para su cuento El Ruiseñor, de hecho, según su propio diario, el cuento lo escribió en un sólo día y empezó escribiéndolo en el propio parque.

   Tivoli, por su parte, homenajea a HC Andersen de varias formas, la más llamativa es con una atracción ambientada en muchos de sus cuentos donde los más pequeños (que por supuesto conocen la mayoría de estos cuentos) podrán identificar sus obras mediante dioramas...

     Y hasta aquí esta primera Parte de los Jardines de Tivoli, en breve publicaré la Parte II. Como siempre o dejo el mapa para localizar el parque...aunque no tiene mucha perdida si están en Copenhague.



 Hasta pronto.

 Ya está lista la Parte II 

Si te gusta, o crees que la entrada será útil para tus amigos o contactos compártela. ¡Gracias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario