lunes, 19 de septiembre de 2016

El Legado de Gaudí fuera de Cataluña: El Palacio Episcopal de Astorga...que no es residencia Episcopal pero si Palacio (Parte 2/3)

   En la entrada que les traigo hoy voy a continuar con mi "Ruta por el legado de Gaudí fuera de Cataluña". Como les comentaba en la Parte I, el genial arquitecto catalán dejó tan sólo tres edificios fuera de su amada tierra natal, tres edificios de diferentes estilos pero todos con ese aire especial que Antonio Gaudí transmitió en sus obras.

   Uno de estos tres edificios, en concreto el último diseñado por Gaudí fuera de Cataluña, es la conocida Casa Botines que fue el protagonista de la anterior entrada. La Casa Botines, o como me gusta llamarla, la Casa del Dragón, está situada en la ciudad de León y es de estilo modernista.

   Pues bien muy cerquita de la ciudad de León, a unos 50 kilómetros y sin dejar la provincia leonesa, pueden encontrar al segundo de estos edificios "gaudianos" del que os voy a hablar, el precioso Palacio Episcopal de Astorga...

   Como pueden ver, se trata de un espectacular edificio de estilo neogótico, estilo que estaba muy de moda en aquella época y cuyo aspecto exterior se asemeja a un castillo medieval de ensueño mientras que el interior se parece a una iglesia, estando ambas formas perfectamente justificadas por la historia del lugar.

   Verán ustedes, Astorga es una ciudad muy antigua, su origen romano data del I a.c. (aunque se cree que en realidad pudiera tener un origen prerromano) y todavía se conservan algunos restos de su pasado romano, como la Casa Domus del Mosáico

   Esta casa romana fechada en el siglo I d.c. y que pueden ver en la calle Padres Redentoristas más la quisiera para mi hoy en día. Baste decir que lo que ven en la foto era la zona de la casa dedicada a las termas, osea, la piscina de agua fría, pero también de agua caliente... Obelix se equivocaba...¡no están tan locos estos romanos!

   Esto es sólo un ejemplo, en Astorga se siguen descubriendo restos romanos en la actualidad, el más reciente, de hace sólo unos meses, un gran mosaico y restos de esculturas de otra casa romana adinerada situada en el centro de la ciudad. Pueden leer el artículo del National Geographic si pinchan aquí.

  ¿Pero porqué había tanto romano rico por la zona?...la respuesta es simple, Astorga está en el sitio perfecto como encrucijada de caminos, tanto los caminos norte-sur, como los caminos este-oeste por lo que muchas calzadas romanas atravesaban la ciudad y por tanto, esta estaba muy bien comunicada. Esto atrae a la gente, y mucha gente atrae comercio y riqueza...sobre todo si encima tenemos al lado la mayor mina de oro de todo el Imperio Romano....Las Médulas del que ya os hablaré en otro post. Por eso Plinio el Viejo definió a la antigua Asturica Augusta (Astorga) como una "urbe magnífica".

   El caso es que con el pasar de los años las calzadas romanas fueron desaparecieron, pero no así los caminos que volvieron a coger fuerza cuando se descubrió a finales del siglo IX la Tumba del Apóstol Santiago y comenzaron las peregrinaciones a Santiago de Compostela. Así las cosas, Astorga queda situada en un punto donde se cruza el más importante camino medieval, el Camino Francés de Santiago y la Vía de la Plata.

   Por eso la de Astorga es considerada una de las diócesis más antiguas e importante de España, así que cuando a finales del siglo XIX el antiguo Palacio Episcopal de Astoga quedó destruido en un incendio, el obispo Joan Baptista Grau i Vallespinós solicitó a su amigo Gaudí que diseñara un nuevo Palacio Episcopal que sirviera como oficinas de la diócesis, también como residencia del obispo y que no desentonara ni con los edificios medievales, ni con la muralla romana, ni sobre todo, con la vecina Catedral de Santa María, ¿lo consiguió?...


   Parece que sí, no obstante tengan en cuenta que cuando el obispo le hizo el encargo a Gaudí, el arquitecto estaba más liado que la pata de un romano astorgano con otros proyectos como por ejemplo la Sagrada Familia y el Parque Güell. Por eso, no podía desplazarse a Astorga, así que le pidió a su amigo que le enviase toda la información posible sobre el terreno y el entorno, y sobre esta base, Gaudí diseñó desde la distancia el Palacio Episcopal y envió el diseño resultante a Joan Baptista. Este quedó encantado con el proyecto por lo que las obras empezaron inmediatamente en 1.889....y fue entonces cuando comenzaron los problemas...

   Durante los primeros años de la construcción la cosa no fue mal del todo. Como se trataba de un edificio público tuvo que convocarse un concurso para su construcción, un concurso que ganó un empresario local, sin embargo Gaudí, que como ya saben estaba muy ocupado, no se fiaba que esos constructores locales pudieran interpretar correctamente sus planos desde la distancia, así que se llevó a su propio equipo de confianza asegurándose así que se cumplieran sus instrucciones cuando el no estuviera presente. Aquello no hizo gracia al cabildo, pero como el obispo protegía a Gaudí no pasó a mayores...hasta que el obispo Joan Baptista falleció en 1893 y la cosa cambió...

   El cabildo empezó a recortar el presupuesto y los pagos pactado con Gaudí (como dato curioso os diré que a fecha de hoy el cambio es de poco más de 1.000 euros en lo que se presupuestó el edificio) e incluso se atrevieron a exigirle varias modificaciones en el diseño. Al final Gaudí se hartó de tanta tontería diciendo "Seréis incapaces de acabarlo y de dejarlo interrumpido"  y abandonó el proyecto llevándose a su equipo de vuelta a Barcelona cuando solamente se llevaba construido la primera planta.

Conclusión...

   Para empezar esos tres ángeles que sostienen los atributos episcopales Miltra, Báculo y Cruz y que fueron diseñados por el propio Gaudí, deberían estar en lo alto del edificio, pero se quedaron "en tierra" ya que nadie sabía en qué posición iban ni estaban seguro de que la estructura aguantaría su peso.

   Además, uno de los arquitectos que continuaron la obra de Gaudí derribó una pared para cambiar la distribución de una sala y provocó el derrumbe de la bóveda por lo que esa zona, que aprovechaba la luz natural al máximo, tuvo que ser reconstruida con muros sólidos. Nada que ver con otras zonas diseñadas por el catalán donde la luz entra a raudales...
                   Pupulante (Imagen vía Flickr bajo licencia creative commons)

   En realidad, la diócesis viendo lo que se les venía encima, intentó volver a contratar a Gaudí en el año 1905 para que culminara de una vez la obra, sin embargo el arquitecto ya estaba plenamente centrado en la Sagrada Familia y les dijo lo que decía Amy Winehouse.."No, no, no"

   Durante la Guerra Civil, el edificio inconcluso fue usado por la Falange como cuartel y oficinas así que de nuevo tuvieron que repararlo.

   Más tarde, en el 1953, un obispo catalán llamado José Castelltort se hizo cargo de la diócesis y se propuso de una vez por todas terminar las obras para poder ser usado por fin como residencia episcopal. Llegó a decir "que un catalán acabaría lo que otro catalán empezó". Lamentablemente durante una visita a la obra en el año 1960 falleció en el vestíbulo de forma repentina.

   Al final, y a pesar de lo que dijo Gaudí, el edificio sí que se terminó....aunque eso sí 70 años más tarde, alejándose del proyecto inicial en la última planta y cubierta y además, agárrense, nunca se llegó a usar como residencia episcopal, sino que abrió sus puerta ya en 1964 como Museo del Camino, y como ya saben Astorga es el mejor sitio donde podría estar un museo dedicado al camino.


   Que se abriera ya como un museo supone que el interior tampoco se corresponde al cien por cien al diseñó inicial de Antonio Gaudí ya que hubo que había que adaptarlo a su nuevo uso y no al de residencia.

   A pesar de todo, cuando uno mira este edificio se da cuenta enseguida que detrás está la mano de un genio, y Gaudí está muy presente, sobre todo en el pórtico.De hecho se cuenta que cuando los obreros intentaron montar el pórtico se cayó hasta en dos ocasiones y que solamente cuando Gaudí visitó la obra y participó con sus propias manos tuvieron éxito en la colocación de los arcos abocinados.

   Por cierto, como dato curioso os contaré que la capilla interior del edificio está inspirada en La Sainte Capelle de París, ahora bien ¿saben en qué otra estructura parisina se inspiró Gaudí para diseñar su espectacular porche?...Pues os daré unas pistas, se trata de una torre con más de 120 años de antigüedad, con sus 324 metros fue la construcción más alta del mundo hasta 1930 y es también uno de los 5 monumentos más visitados del mundo...supongo que ya lo saben de sobra, me estoy refiriendo, como no, a la Torre Eiffel.


   Hombre a lo mejor si lo miran entrecerrando los ojos, desde lejos y con poca luz, y usando mucha imaginación....no sé, para mí esto es como lo del huevo y la castaña, no veo el parecido la verdad. Lo que está claro es que los arcos son una autentica maravilla arquitectónica. De hecho un arquitecto contemporáneo de Gaudí aseguraba que era el "mejor avance en la arquitectura en piedra desde la época ojival hasta la actualidad".

   Pero hablando de parecidos "razonables", el Palacio Episcopal sí que le suele recordar algo a la gente que lo visita. En concreto les recuerda a un juguete con el que seguro jugaban de pequeño, bien porque lo tenían o bien porque lo tenía un conocido...¿se acuerdan de los castillos Exin?


   Pues esos bloques blanco y esas torres sí que se parecen a los del Palacio Episcopal que está construido con bloques de granito blanco del Bierzo encajados a la perfección...vamos casi como los bloques de conocido juguete.

   Una de las cosas que solían hacer los niños cuando jugaban con los castillos Exin era construir un foso escavando la tierra alrededor. Al fin y al cabo, ¿que castillo medieval que se precie no cuenta con un foso?. Pues bien, el Palacio Episcopal también cuenta con su propio foso.


   Lo del foso tiene una pequeña controversia "a su alrededor" jeje...verán, he leído en varios sitios que le foso no fue un diseño de Gaudí sino que fue uno de los arquitecto que le sucedieron el que decidió incluirlo para darle un toque más medieval al entorno (cosa que por supuesto le acarreó críticas por no seguir las instrucciones del genio), pero por otro lado también he leído que es una magnifica solución del arquitecto catalán.

   Personalmente me inclino por que fue Gaudí quién diseñó el foso, al fin y al cabo el edificio cuenta con un semisótano y el foso le otorga no sólo protección, sino además iluminación natural y ventilación lo que es una solución muy gaudiana. Además en la Casa Botines también instaló un foso con estos mismos fines, por lo que me extrañaría que el foso no fuese obra de Antonio Gaudí.

   Otra curiosidad del edificio es que Correos lo eligió para un sello en el año 2012 (pincha aquí).

   Respecto a la entrada, actualmente cuesta 3,5€ entrar en el Museo del Camino y ver el interior del edificio, 6€ si la combinan con la entrada a la Catedral, pero tengan en cuenta que los lunes (excepto en agosto) está cerrado y los domingos por la tarde también. Pueden ver más información de horarios y tarifa aquí.

   No quiero despedir el post sin contaros alguna curiosidad personal de Antonio Gaudí, ya os dije en la Parte I que actualmente es "Siervo de Dios", lo que no os conté es que a Gaudí se le atribuyen varios milagros, como curar la ceguera de una mujer de Reus o las úlceras de un hombre de Canet de Mar. Otra curiosidad del arquitecto es que jamás vivió en una casa diseñada por el, supongo que cumplió con el dicho de "en casa del herrero, cuchillo de palo" y que, a pesar de todo lo que sabemos del arquitecto, no se sabe con exactitud su lugar de nacimiento ya que le propio Gaudí siempre jugo al despiste en este sentido.

   En fin, antes de marcharme, os dejo con la localización del Palacio, aunque me parece que si vienen a Astorga es muy difícil que no lo vean.

   Si se fijan, justo al lado de la rotonda que hay en la N-120 hay un gran parking donde podrán estacionar, aunque ojo que se suele llenar pronto.

   Un saludo, nos leemos.

 

Si te gusta, o crees que la entrada será útil para tus amigos o contactos compártela. ¡Gracias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario